Decirles” tranquilo, ya estoy aquí”te hace estallar el corazón….

Toda Europa, menos sus gobiernos, está sobrecogida por el drama que están viviendo en nuestras costas los refugiados que huyen de la guerra de Siria.

Ver imágenes, leer historias, oír testimonios, hace que se te encoja el corazón y que se te empañen los ojos ante tanto sufrimiento y ante la pasividad que muestra este primer mundo que ha olvidado que lo más importante entre las personas es la solidaridad.

Por eso quiero compartir con vosotros/as una carta de un muchacho que no lo ha olvidado, que está sobre el terreno, como muchos otros,que hace lo que mejor sabe hacer, ayudando a salvar vidas en las costas griegas. Esto ocurre en octubre de 2015 pero me parece importante recuperarlo, el drama continúa. Es una carta muy sencilla. Tiene la sencillez y la emoción que mueve a actuar a un héroe.

Es un socorrista de Badalona desde la isla griega de Lesbos donde, junto a un grupo de voluntarios de Pro-Activa Open Arms, ayuda a los miles de refugiados que llegan en botes hinchables desde Turquía en su duro camino a Europa.

Dice así:

Hola,

Quería compartir lo que estamos sintiendo con mis compañer@s. Es muy reconfortante hacer esto. Cada día ves cosas que sobrecogen, pero te vas haciendo un escudo. Nos hemos ganado buena fama en la zona. Hoy nos tiramos 2 veces hasta los 200 metros a enganchar a gente que se cae de la patera y no sabe nadar. En el último lo pillamos en las ultimas, ya no nadaba, iba sin chaleco y con chaqueta, tejanos, bambas, todo empapado. Tengo unos compañeros máquinas, hoy dos nadaron hasta una barca a 200 metros a la deriva, se subieron, les arrancaron el motor y los trajeron a la costa. Nos ven organizados y trabajamos a una, nadie entra al agua, solo nosotros, somos los únicos realizando el trabajo de “lifeguards”, así nos llaman, y me llena de orgullo.

Estamos recibiendo un reconocimiento de la gente de la zona que no lo he vivido en 10 años de profesión. Nos paran constantemente, nos felicitan y nos tratan con muchísimo respeto y admiración. Cómo me gustaría que lo hicieran en nuestras playas…no exagero, es muy fuerte. Cada día hay rescates y es un no parar, Por las noches hablamos de lo ocurrido y somos conscientes de que la satisfacción de hoy se puede convertir en la impotencia mañana porque vuelque una barca y caigan 50 al agua, entre ellos bebés y niños.
Ojalá pudiéramos tener a nuestros compañeros de las playas aquí, un montón de socorristas. Estoy seguro que de podríamos con todos, no me cabe duda. De momento somos cuatro y hacemos hasta donde llegamos. Estamos agradecidos de que los que os habéis quedado en Península e islas pencando nos estáis dando la oportunidad de ayudar aquí. No os vamos a fallar, tenedlo claro.

Estar aquí es una cura de humildad y de lo que es la vida , aunque suene a tópico. Ayer murieron ahogadas 17 personas en la costa desde donde salen. Hay tiros en la costa turca por la mafia y si vuelven para atrás se los cargan. Hay mucha mafia, todo es negocio, paparazzis, política, retorno de motores a Turquía ilegalmente. Nosotros a lo nuestro. Cada vez más convencido de que Oscar nos animara a venir. Estamos ayudando a mucha gente que lo ha perdido todo. Intentamos que no pierdan la vida llegando aquí para comenzar una nueva de cero otra vez.

Me siento cansado hoy, mucho, pero me voy a dormir contento de lo que hemos hecho, las condiciones del mar y tiempo empeoran con la llegada del otoño. Olas y corrientes y los botes continúan saliendo. Una embarcación nos haría mucha falta aquí y más compañeros de playa ayudando a los que llegan.

Estoy contento de estar aquí ayudando, la gente te da las gracias de muchas maneras, a veces con la mirada en el agua, cuando los pillas que se están hundiendo y no pueden ni hablar. Decirles” tranquilo ya estoy aquí “te hace estallar el corazón….que sensación… Abuelos como el mío de 85 años te besan la mano cuando los sacas de la barca, es un gesto sincero y universal de agradecimiento, no tiene palabras. O como te ruega una madre que saques a su bebé de allí y te lo entrega sin pensarlo…Es muy fuerte y no hay palabras para describir esas miradas de gente que tiene el miedo grabado en ellas. Vienen de una guerra, de que hayan matado a parte de su familia en el camino de huida, y ven en ti ayuda, esperanza y la bienvenida a Europa, una oportunidad para empezar. Veremos cómo les trata esta nueva vida.

Mañana bajaremos a la playa a hacer todo lo que esté en nuestras manos, por respeto y gloria a esta profesión y por los compañeros que estáis dando el callo para que nosotros podamos estar aquí.

Orgulloso de ser un lifeguard y de mis compañeros. Bona nit, mañana más.

Marcos Chércoles

Publicado por periodismohumano 10-10-2015

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s