Con la prensa hemos topado

Con la prensa hemos topado

La polémica se ha desatado ¿Se puede o no se puede criticar a un periodista por lo que dice o escribe?

La intervención de Pablo Iglesias en la Universidad Complutense de Madrid en la que, hablando de la prensa, puso como ejemplo a un periodista de El Mundo, para explicar que un periodista escribe según la linea editorial del medio para el que trabaja, si quiere prosperar en ese medio, o peor aún, si no se quiere ir a la calle.

El periodista en cuestión es el encargado por su periódico de seguir el día a día del partido de Iglesias.

En este país, nominalmente una democracia, se puede criticar a profesionales de todos los ámbitos, médicos, maestros, chóferes, fontaneros, albañiles, arquitectos, sindicalistas, políticos, músicos, actores,etc…..

Pero hay dos sacrosantas instituciones que son intocables porque se atenta contra los mas altos valores de la democracia, me refiero a la Iglesia Católica y a La Prensa, depositarias ambas en exclusiva, una de los valores religiosos y la otra de la libertad de expresión.

Estas instituciones tienen la piel muy fina ante las críticas y salen en tromba a defender  a sus miembros con toda la artillería, en un caso con declaraciones,hojas pastorales, encíclicas y homilías y los otros desde sus periódicos, radios y televisiones. En algunos casos se mezclan porque los unos son propietarios de los otros.

En esta reflexión, por actual, toca hablar de la prensa.

La Asociación de la Prensa de Madrid (APM) dice, entre otras muchas cosas, en su comunicado:

La APM considera que los ataques de Iglesias suponen una intolerable vulneración de los derechos constitucionales a la información y a la libertad de expresión, pilares fundamentales de la democracia.

Con sus declaraciones, Iglesias ha tratado de desautorizar, desacreditar y coaccionar el ejercicio libre del periodismo, una cuyas funciones básicas es el control independiente de  los poderes, entre ellos el político, para denunciar los abusos que pudieran cometerse.

Los políticos podrán estar o no de acuerdo con lo que se publica, pero nunca deben presionar para que la información se ajuste a sus intereses particulares y no a los generales, obviando que los periodistas deben lealtad ante todo a los ciudadanos.”

Lo que decía antes, la piel finísima.

Eso si, Iglesias se ha apresurado a rectificar y a disculparse porque el ruido y los ladridos atronadores de la jauría que inmediatamente se ha lanzado en su persecución así se lo ha aconsejado, no se entiende que un politólogo haya cometido ese error, cualquier político, aunque sea a nivel local, sabe que a un periodista no se le puede protestar, rectificar, desairar o ignorar porque las consecuencias son mucho peores “si te pones gallito”. Hay que aguantar las críticas en silencio, fundadas o infundadas, y esperar a que pase el chaparrón, esto es así.

Todos hemos oído a periodistas en tertulias defender indignados su profesionalidad y su independencia cuando alguien insinúa que defiende a algún grupo político o a algún grupo económico.

¿Esto quiere decir que los periodistas son todos independientes en el desempeño de su profesión?

Pues aunque nos de la risa, eso es lo que afirman y defienden. Entonces a todos nos vienen al cabeza mil ejemplos de lo contrario porque somos testigos todos los días de ello.

Alguien, con un mínimo de rigor, puede pensar que Marhuenda (La Razón) es independiente y objetivo, o Pedro J. (EL Español) o Bieito Rubido (ABC) o David Jiménez (EL Mundo) o Antonio Caño (EL País) por citar los más importantes.

Alguien se imagina un artículo en ABC a favor de la República o uno contra Rajoy en La Razón…y así sucesivamente. Por no hablar de las televisiones y radios públicas controladas por los partidos que gobiernan en las autonomías que disponen de esos medios. ¿Alguien se puede imaginar a un director de informativos que en el telediario de máxima audiencia se meta en la Euskal Televista con el PNV, y en TV3 con Convergencia, o en Canal Sur con el PSOE o en TeleMadrid con el PP, y así en todas

En los periódicos se publica lo que quiere el director y el director sigue siéndolo mientras siga las instrucciones que dicte el editor, según los intereses de cada momento o coyuntura del grupo accionarial, de sus anunciantes y de la ideología de la parte de los lectores a las que se dirige. Hemos visto a periódicos que han sido azotes de un gobierno y luego acérrimos defensores de otro, según soplen los vientos, siempre económicos.

Yo no estoy contra la prensa privada, creo que es necesaria pero lo que hay es desconfiar de los periodistas que dicen servir a la libertad de información y ponen su pluma al servicio de un grupo en concreto, ya sea político o económico, apelando cuando se les critica, a su independencia y a su rigor profesional como si fuera un dogma indiscutible. Hay cientos de ejemplos

Los magnates de la prensa, el dinero, no está metido en ese negocio para entretenernos, ni para informarnos porque sea este su anhelo, están para ganar dinero y nos han demostrado en numerosas ocasiones que la ética periodística se la trae al pairo. Son los que pagan a los periodistas y son los que deciden lo que los periodistas escriben, o por lo menos lo que publican.

No estoy en absoluto de acuerdo con Lenin en cuanto a su opinión sobre la libertad de expresión pero como en todo siempre hay algo de razón “ la libertad de prensa es la libertad que tienen los ricos para comprarse un periódico”

La prensa en este país y en todo el mundo presta un servicio inestimable a los ciudadanos, es imprescindible para el desarrollo de las libertades, para denunciar situaciones de injusticia y el instrumento que tiene el pueblo para controlar a los que nos dirigen. La de periodista es una profesión que tiene mucho de vocación y que está regida por altos ideales, pero no todos los periodistas ejercen su profesión con arreglo a ellos. Como en todas las profesiones, la grandeza es reconocerlo y separar el grano de la paja. Sin dramatismos.

Reconozco que no creo en nada sagrado, en la prensa, tampoco.

Señores de la APM, su comunicado me parece muy bien, apela a muy altos valores, habla de que la lealtad suprema de los periodistas es para con los ciudadanos, esta muy bien escrito, claro por periodistas. Muy bien. Solo le veo una pega, que no es verdad

Salud.

Anuncios

One thought on “Con la prensa hemos topado

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s